publicidad

  Los últimos consejitos para poder controlar ese pánico que te está agarrando y que no te olvides de nada para hacer de mañana uno de los días inolvidables de tu vida. 1.Lleva todo para poder correr la carrera: Aisla un espacio en la habitación, y prepara allí todo lo que tienes que llevar a la carrera. Simula las distintas opciones de vestimenta por si el pronóstico del tiempo cambia. Transpórtate mentalmente para ver todo lo que vas a necesitar durante la carrera, imagínate en la largada y una vez que cruzaste la meta, lo que vas a necesitar para cambiarte de ropa. Antes de salir del hotel o de tu casa, ponte encima toda la ropa con que vas a competir (incluso chip y número), de esa manera te asegurarás que no te dejarás nada olvidado de lo que realmente necesitas para la carrera. 2. Asegúrate de llegar bien temprano a la carrera: Infórmate bien sobre toda la organización del maratón: dónde empieza, dónde finaliza, cómo vas a hacer para llegar al lugar, donde vas a dejar el carro, cómo es la organización para dejar la bolsa de ropa, mira la temperatura hará en la madrugada. Y llega a la largada una hora antes o más. 3. No comas más tarde de dos horas antes de la salida: No puedes correr sin energía, pero debes darle tiempo al cuerpo para digerir esa comida y no se transforme en um “imprevisto” durante la carrera. No experimentes comer cosas nuevas: desayuna lo de siempre pero con tiempo. 4. Listo el plan de hidratación?: contrólate el color de la orina. Tiene que ser incolora para informarnos que estamos bien hidratados previo al evento. Infórmate cuántas mesas de hidratación habrá en el camino, en qué kms., qué vas a llevar en tu cinturón o en la mano. 5. Decide cuál va a ser tu planteamiento de carrera: Es imposible saber de antemano cómo se va a desarrollar una carrera pero eso no significa que no necesites un plan. Quieres correr rápido al principio y luego levantar el pie del acelerador, o viceversa? Intenta que el comportamiento de otros corredores no te influya para cambiar de plan. A los principiantes les aconsejamos evitar correr rápido al principio de la carrera. Ir adelantando en la segunda parte de la carrera a los participantes que se han pasado de entusiasmo aumentará tu confianza. 6. Lleva un equipamiento apropiado: No hagas experimentos el día de la carrera: viste ropa que ya hayas usado y con la que te sientas cómodo y evita estrenar artículos nuevos. 7. Utiliza a otros corredores como referencia: Cuando estés cansado te ayudará seguir la trayectoria de otros corredores para seguir en carrera. Otra táctica útil es elegir a un participante que te saque una distancia, no demasiado grande, e intentar llegar hasta él, o simplemente mantener la misma distancia. 8. Divide la carrera: en un maratón puede servir de ayuda dividir la carrera mentalmente en diferentes secciones. Así, puedes dividirla en carreras de 10 km, afrontando una sección tras otra. Esto también funciona alcanzando puntos visuales (por ejemplo faroles o esquinas de calles). Hace que la distancia sea menos desalentadora y disminuye la presión. 9. Relajación: Si bien necesitas una buena dosis de adrenalina, la tensión y la poca relajación pueden hacer que seas menos eficaz. Trata de hacer un análisis mental cada cierto tiempo durante la carrera. Pregúntate: cómo lo estoy haciendo? Cómo me siento? Haz un esfuerzo por relajar manos, hombros y respiración. Esto te permitirá correr con mayor facilidad. 10. Lleva un equipo de apoyo: Participa junto con un compañero o intenta que tus amigos o familiares acudan a animarte. Saber que alguien te está alentando te aportará energía cuando estés más cansado. También es más fácil correr cuando sabes que alguien te está esperando en la meta para compartir el momento. 10. No importa si es tu primera carrera o la número 100: disfrútala. Disfruta cuando corras. Si no estás contento con tu rendimiento, enfádate durante unos instantes, pero enseguida borra esos pensamientos, y piensa en positivo. Te ayudará a pasar el mal momento: hoy no era el día, pero tienes la fortuna de estar saludable y que, al llegar, te comerás una rica carne asada con vino tinto. Estás vivo y rebosante de salud: qué más quieres?

publicidad