publicidad

 Tener una buena técnica y ritmo de respiración te convertirá  en un corredor más eficiente, logrando cubrir distancias más largas y disminuyendo el cansancio. Contamos con un excelente mecanismo de oxigenación en los músculos, el oxígeno es uno de los combustibles que utilizan nuestro cuerpo para correr, la demanda va en aumento conforme incrementamos el ritmo y la fuerza. Lo ideal es correr a un ritmo donde podamos respirar con facilidad, para saber la velocidad que debemos mantener, el ritmo ideal es donde puedes entablar una conversación sin que falte el aire. Si te hace falta el aire, debes bajar el ritmo hasta que te vayas adaptando gradualmente. CONSEJO 1 Inspira por la nariz y expira por la boca, el aire entrara más depurado al cuerpo y eliminaras más dióxido a través de la boca. Esta técnica ayuda a tener los músculos faciales más relajados, quitando la tensión de la mandíbula que sucede cuando solo respiramos por la nariz.  (Este consejo es ideal para una persona que está empezando y corre a un ritmo bajo) Te resultara más cómodo y aportaras el suficiente oxígeno a tu cuerpo. Cuando vayas más rápido el cuerpo incrementara sus necesidades de oxígeno, utilizando la boca y nariz al inhalar, logrando cubrir la demanda causada por la velocidad. CONSEJO 2 Respira desde al abdomen o el diafragma. Lograremos maximizar la oxigenación del cuerpo, un ejercicio para practicarlo es acostarse boca arriba colocando una mano en el estómago y otra en el pecho, durante la respiración debes sentir como se hincha el estómago y el pecho debe permanecer casi inmóvil, otra forma de practicar la respiración es inflando globos para aumentar la capacidad pulmonar. Aplica esta técnica mientras corres. CONSEJO 3 Realiza respiraciones profundas y cortas para tomar el aire en pequeñas dosis, cuando sea una ruta plana. En subidas realiza inhalaciones profundas y largas para recuperar el aliento, así  podrás recuperarte a la demanda de fuerza. CONSEJO 4 Mantén el ritmo al inhalar y exhalar, en cada corredor el ritmo es distinto, puedes apoyarte contando tus pasos, ejemplo: 2 pasos inhalo, 2 pasos exhalo. Es realmente muy sencillo empieza a un ritmo lento y conforme vayas aprendiendo ve incrementando el ritmo. CONSEJO 5 Olvídate de usar audífonos al inicio, escucharte es muy efectivo para saber si estas arriba de tu ritmo o por debajo. Si estas llevando un ritmo muy alto puedes tener dolores de cabeza o mareos, la famosa borrachera de oxígeno. CONSEJO 6 Canta al correr (sin audífonos) intenta dar una vuelta cantando, te ayudara a detectar tu ritmo ideal y sincronizar corazón y pulmones. (recomendación para principiantes) CONSEJO 7 El dolor abdominal, flato o mejor conocido como el “dolor del caballo”, se origina en la parte baja de nuestros pulmones, en la mayoría de los casos es provocado por una mala respiración. Para aliviarlo se recomiendo bajar el ritmo, realizar inspiraciones más profundas y al momento de exhalar realizar presiones con los dedos en la zona afectada. CONSEJO 8 Recuerda correr en ambientes donde el aire sea limpio y cargado de oxígeno, como un parque o a nivel del mar. CONSEJO 9 Los entrenamientos en montaña solo son aconsejable para corredores expertos, ya que el síntoma de fatiga puede aparecer de forma brusca y repentina. Asegúrate de tener despejadas las vías respiratorias antes de empezar a correr. Esperamos sea de utilidad nuestro artículo y te ayude  en tus entrenamientos y carreras. ¡Te invitamos a recomendarlo con tus amigos y familiares corredores! Excelentes kilómetros Runner

publicidad