publicidad

 La keniana  Jelagart Jemima  Sumgong,  se llevó el maratón olímpico, al marcar  2.24:04, seguida de  Kirwa Eunice Jepkirul, de Bahréin, con registro de  2.24:13; en tanto que la tercera posición fue para Mare Dibaba, Etiopía, con registro de  2.24:30.  Por su parte las Mexicana Madaí  Pérez Carrillo, ocupó el lugar 32 con tiempo de 2.34:42 , mientras que  Margarita Hernández se sitúo en el lugar 48, con marca de 2.38:16   La atleta keniana Jemima Jelagat Sumgong consiguió este domingo la victoria en el maratón olímpico femenino al imponerse en la prueba celebrada por las calles de Río de Janeiro. Sumgong fue la más veloz  en el tramo final de la competencia, se  fue alejando de sus rivales progresivamente. La etíope Dibaba, una de las grandes favoritas  sucumbió ante el embate final. A la postre  Sumgong  llegó únicamente acompañada por Eunice Kirwa, keniana de nacimiento, pero competidora por Bahréin, pero quien no pudo finalmente superarla en la línea de meta.   Bharein es un Estado soberano insular asiático situado cerca de la costa oeste del golfo Pérsico, cuya forma de gobierno es la monarquía constitucional La keniana rompe así la ‘maldición’ de este país en el maratón femenino de los Juegos Olímpicos, toda vez que hasta la fecha su país nunca había logrado el oro en esta prueba en la rama femenil, y en las últimas tres citas había sido segundo lugar a través de Ndereba (Atenas y Pekín) y Jeptoo (Londres). Las tres últimas ediciones del maratón olímpico femenino habían arrojado ganadoras originarias de tres distintos continentes: la japonesa Mizuki Noguchi venció en Atenas 2004; le sucedió una europea, la rumana Constantina Tomescu-Dita, ganadora en Pekín 2008, y una africana, la etíope Tika Gelana, se impuso en Londres 2012. Mare Dibaba, de 26 años, ganó el maratón de los Mundiales de Pekín por delante de la keniana Helah Kiprop y de Eunice Kirwa, todas en el estrecho margen de 4 segundos, pero este año su rendimiento ha bajado: tercera en el medio maratón de Houston y sexta en el maratón de Londres, su última carrera antes de los Juegos. Sumgong ha avanzado mucho desde su cuarto puesto en los Mundiales de Pekín 2015. Vencedora en Londres en este año, ganó también el medio de Ras Al Khaimah con récord personal  de 1h06:58 y venía de arrasar en los 10 kilómetros  de Nueva York  con registro de 31:26. DESARROLLO DEL EVENTO La maratón olímpica arrancó  con 157 participantes alineadas bajo el arco de salida,  a las 9,30 en el Sambódromo , con 21 grados, una temperatura alta para esta distancia  aunque aceptable, pero agravada con un 83 por ciento de humedad, sobre un circuito batido por el sol a lo largo de un recorrido con sitios emblemáticos como la iglesia de la Candelaria o el Museo del Mañana. Kenianas y etíopes tomaron la delantera  del grupo delantero, que cubrió los 5 km en 17:23, y como en toda carrera de fondo, no faltaba representación estadounidense. Desiree Linden y Ahalane Franagan quienes  se codeaban con las africanas al paso por el 10 en 34:22. El grupo puntero  se redujo a unas 15 cuando empezó el tironeo, la keniana Visiline Jepkesho, ganadora del último maratón de París. La etíope Tigist Tufa, segunda este año y ganadora el anterior en Londres, sufrió un calambre en la pierna derecha en el km 18. Por el kilómetro 20 pasó el primer grupo, comandado por Jepkesho, en 1.09:07, con las africanas, las dos estadounidenses y también la peruana Gladys Tejeda, que aguantaba con las mejores. El medio  maratón se pasó arriba en 1.12:56. Las gemelas norcoreanas Kim marchaban juntas unos metros por detrás. Al paso por los 21 kilómetros , la bielorrusa Volha Mazuroniak, con un pañuelo en la cabeza  se adelantó unos metros, pero kenianas, etíopes y estadounidenses, conocedoras de su marca personal  2.23:54 no la dejaron ir  y se fueron tras ella. El grupo de vanguardia  se fue haciendo menos numeroso al ritmo marcado por Mazuroniak. El en kilómetro  30 lo pasaron en  1.43:21 la bielorrusa se había quedado con la keniana Sumsong, las etíopes Tsegaye y Dibaba, las bahrainíes -kenianas de origen- Chelimo y Kirwa y la norteamericana Flanagan. Kirwa, la más alta, aprovechó el paso por  del  kilómetro 35  para lanzar su ataque con larga zancada. Su cambio desequilibró el grupo delantero pero no descompuso a Dibaba, que se pegó a ella, y un minuto después llegó también Sumsong. Las tres, llamadas a subir al podio, se fueron juntas entonces.En busca del primer título olímpico de maratón femenino para Kenia, Sumsong  se adelantó un poco  a 3 kilómetros  de la meta y eliminó a la campeona mundial Dibaba. La medalla de oro, ya estaba clara, iba a ser para  Kenia. Sumsong  siguió con paso firme a la meta  y la bahrainí terminó por conformarse con la medalla de plata.

publicidad