publicidad

Cuando corremos, los músculos emiten semioquímicos que contribuyen al desarrollo muscular y al metabolismo de la grasas. Refuerzan el metabolismo de la glucosa, le aportan elasticidad a los vasos sanguíneos y previenen los infartos cerebrales y cardíacos.  

publicidad