publicidad

Las albóndigas que dio de comer el capitán del “Team Peak Performance” al perro, fueron el inicio de una amistad a toda prueba, literalmente. En torno a la historia de Arthur hay algo indiscutible: es un perro con agallas.  El can recorrió casi 700 kilómetros de distancia -incluyendo un corto trayecto a nado- para terminar el Adventure Racing World Championship sin siquiera ser un competidor oficial, cuya versión 2014 se realizó en Ecuador. Es más, él ni siquiera estaba interesado en competir, puesto que su única motivación era no separarse del “Team Peak Performance”, un grupo de aventureros suecos que le dio de comer albóndigas durante uno de sus descansos, según informa el Daily Mail. La competencia incluye senderismo, kayak, trekking y ciclismo de montaña -entre otras cosas- y durante 32 kilómetros el perro no tuvo problemas en sortear todo tipo de obstáculos para no separarse de los humanos.  Sin embargo, la prueba de fuego vino en la siguiente etapa, donde debían recorren 60 kilómetros en kayak. Por recomendación de la organización, el equipo decidió que lo mejor era separarse de su nuevo amigo de cuatro patas. Pero Arthur tenía otros planes, se lanzó al agua y nadó junto a ellos, conmoviendo a los suecos con su persistencia, quienes decidieron subirlo a su kayak y arroparlo.  Entonces lo logró, Arthur cruzó la meta del Adventure Racing World Championship, pero no salió ileso: un corte anterior y magulladuras causadas en la carrera hicieron que fuese evaluado por veterinarios en Quito. Ya con todo en orden, el grupo de amigos decidió adoptarlo, por lo que una nueva prueba surgió. Para poder regresar juntos a su país, necesitaban la autorización del Gobierno Sueco.  Por su lado, Arthur no solo ganó un nuevo hogar, sino que en Suecia fue recibido como una celebridad y su caso inspiró la creación de la “Fundación Arthur”, iniciativa que busca rescatar a otros animales con una historia parecida.  Fotos: Facebook / Team Peak Performance.Fuente: http://www.24horas.cl/

publicidad