publicidad

  Si prestamos un poco de atención, todo el mundo que quiere adelgazar, los atletas, culturistas, cuando se proponen eliminar grasa -adelgazar, se establecen unos ejercicios que tienen el mismo patrón: el ejercicio aeróbico. Ya sea andar, correr, hacer bicicleta, nadar, es imprescindible para eliminar eso que nos sobra.

¿En qué consiste el ejercicio aeróbico? Sin profundizar demasiado, al fin y al cabo, no nos interesa, cuando hablamos de este tipo de ejercicio estamos hablando de cuando practicamos una actividad que no supera el 60-65% de nuestra capacidad total. Es decir, montar en una bicicleta estática rodando a la mitad de lo máximo que podemos ir. Esto hace, que poco a poco vayamos acabando con nuestras reservas de energía, para posteriormente, pasar a mover el cuerpo usando mayormente la grasa como combustible.

¿Entiendes ahora por qué es tan beneficioso? Si deseamos eliminar grasa, aparte de comer bien, hacer ejercicio aeróbico diario es fundamental, pues eliminamos una buena cantidad según el tiempo que estemos, lo que facilita el progreso. Nuestras reservas de energía tardan en agotarse en una media de 25-30 minutos -hasta ese tiempo no se quema casi nada de grasa-, por lo que, para evitar ese tiempo, muchos deciden hacerlo en ayunas, empezando directamente a quemar grasas.

Una máquina ideal para el ejercicio aeróbico es la elíptica, similar a esquiar, en cualquier gimnasio, porque trabaja todo el cuerpo y es la más completa que hay. Luego, siempre nos queda la histórica bicicleta estática, que puede llegar a ser aburrida, pero nos permite entretenernos con un libro o incluso con la televisión, si la tenemos en casa.

En definitiva, si deseas adelgazar o simplemente eliminar grasa, haz ejercicio aeróbico diario, como máximo una hora y media -No más! Que la salud es lo primero-, y con ello los resultados tan deseados llegarán solos. No hace falta mencionar los grandes beneficios que nos otorga a nuestro sistema cardiovascular, pues eliminar grasa no es el único beneficio del ejercicio…
 

publicidad