publicidad

 Una bella historia de superación es la de una corredora estadounidense de 26 años Kayleigh Williamson con síndrome de Down, en la lucha por combatir el sobrepeso, sus problemas de biomecánica y una cirugía para retirar el bazo, comenzó a correr como un medio para superar las dificultades y lograr un mejor estado físico.
En febrero logro terminar el Medio Maratón de Austin, Texas. Acompañada de su madre y médico de cabecera, logrando terminar los 21K en un tiempo de 6 horas 22 minutos. No importa el tiempo, lo importa es cumplir el desafío. Al cruzar la meta comento: “Estaba muy orgullosa de mí misma cuando terminé”

Williamson también sufre de una autoinmune que provoca el funcionamiento excesivo de su tiroides, por lo que recurrió al running para combatir sus problemas de peso, como todos los corredores empezó caminando, hasta lograr correr.
  
 

publicidad