publicidad

 El velocista chihuahuense Jesús Manuel Macho Alvidrez concluyó su participación en Olimpiada Nacional 2018, con dos medallas, oro en 110 metros con vallas y bronce en 100 metros planos, su mejor resultado individual desde que inició en la justa, hace tres años. El atleta de 17 años está actualmente rankeado como el mejor mexicano de su categoría, en 110 vallas y el tercero mejor de toda América, lo que lo coloca como uno de los posibles seleccionados a los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. Al recordar sus inicios, Jesús compartió que al principio no se imaginó llegar a estos niveles. “Era un niño igual que todos, jugaba futbol en el receso, me gustaban mucho los deportes porque siempre he sido muy inquieto, entonces decidí meterme a atletismo, nada más para perder clase”, reconoció.  Pero esa aversión temprana a los estudios, se canalizó en una férrea disciplina para realizar los entrenamientos, que a los pocos años lo llevaron a recoger sus primeros triunfos. “Mi entrenadora actual Patricia Idalí Grajeda me vio una vez y me invitó a entrenar en su equipo, fue cuando lo tomé en serio y empecé a dar resultados”, detalló. Apenas un año después, en el 2015, en su primera Olimpiada Nacional ganó la medalla de plata, junto con sus compañeros, en el relevo 4×100, en esa ocasión, una lesión le impidió competir en sus pruebas individuales, pero al siguiente año, 2016 logró su primer oro en 110 con vallas y el metal dorado en relevos. “En esos momentos sentí una gran satisfacción, porque después de tanto trabajo duro se dieron los resultados y sentí mucha alegría”. En Querétaro 2018, logró no sólo la presea dorada, en su prueba, los 110 con vallas, también bajó su marca personal, tras registrar 14 segundos, 08 centésimas y cosechó una medalla de bronce en los 100 planos. “Estos resultados me motivan mucho, para las competencias que vienen, el próximo mes voy al Wilfrido Massieu y espero bajar mi tiempo en los 100 metros para calificar a los Juegos Olímpicos de la Juventud y en el 110 con vallas, espero bajar más mi tiempo, para mejorar mi lugar en el ranking internacional”, apuntó. Actualmente Jesús entrena seis días a la semana, generalmente a doble sesión y estudia el cuarto semestre de preparatoria, en donde lleva buenas calificaciones. “El deporte significa mucho para mí, me ha enseñado que la vida no es fácil, que como en la carrera, siempre va a haber obstáculos y hay que saber cómo enfrentarlos, nada es fácil, pero con constancia y responsabilidad todo se puede lograr, nada es imposible”, aseguró. Su paso por la Olimpiada Nacional también le ha dejado amistades en todo el  país. “Tengo muy buenos compañeros de otros estados, incluso más que en mi propia ciudad, porque lo único que hago es entrenar y estudiar, en este deporte casi no hay vida social, entonces donde más disfrutas de convivir con amigos es en los nacionales, tengo amigos en Nuevo León, Nayarit, Querétaro, Baja California, Guanajuato, Coahuila, Zacatecas, Durango, Aguascalientes, Jalisco y Estado de México, entre otros más”, recordó. Por último destacó que su sueño es llegar a Juegos Olímpicos y ganar una medalla, para emular a sus ídolos deportivos: Usain Bolt y Byron Robles. “Mucha gente me dice que en México no hay nivel en velocidad, pero yo no pienso eso, mi frase es: Cree en ti y serás imparable”, concluyó. 

Autor

Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte

publicidad