publicidad

  Llego la temporada de calor y los entrenamientos deben continuar, en esta temporada también incrementan los problemas de ampollas en los corredores, esta pequeña lesión cutánea que dificulta pisar con normalidad,  puede llegar a detener y tirar por la borda meses de entrenamiento. Existen muchos consejos para evitarlas y que seguramente ya sabes: no estrenar calzado los días previos a una carrera, utilizar calcetines con buena transpiración, comprar calzado con una talla más grande y utilizar vaselina en todas las partes propensas a rozaduras. La tecnología en el calzado para correr puede ser nuestra aliada en la lucha contra las ampollas, existen modelos con buena transpiración, que evitan la humedad y ayudan a que nuestros pies permanezcan frescos durante los entrenamientos y carreras.   Un ejemplo son los nuevos Ignite Ultimate de Puma, enfocado a cubrir todos los entrenamientos rumbo a un maratón. Cuenta con una malla exterior transpirable de 3 capas que permite al pie estar siempre fresco y con el soporte adecuado.   La parte superior es una rejilla de tres capas, la primer capa de color naranja es de máxima transpirabilidad, la capa media con perforaciones son el acceso del aire y la malla superior otorga mayor durabilidad. Esta combinación brinda un perfecto confort al entrenar y brinda el soporte adecuado. Pueden observar que la transpirabilidad en este modelo va desde la parte superior del talón hasta la puntera.   Este modelo implemento una plantilla con relieves y un estampado de silicona en 3d en la parte superior del talón. Todos estos pequeños detalles ayudan a tener mayor comodidad, estabilidad y evitan las pequeñas fricciones. La próxima vez que adquieras un nuevo calzado para correr no olvides observar si la parte superior es transpirable y preguntar por todos los aspectos de comodidad. Si aparece una ampolla, sigue estos pasos:

  • No arranques la piel de la ampolla: dejar la piel de la ampolla es la mejor protección para la carne viva que está debajo.
  • Lava la zona afectada con agua tibia y limpia con alcohol.
  • Drenar la ampolla con una aguja esterilizada (pásala por una llama y límpiala con alcohol para reducir el riesgo de infección), deja que drene la ampolla.
  • Puedes colocar hilo en la aguja y atravesar la ampolla completamente, dejando el hilo dentro de la ampolla para acelerar el drenaje.
  • Limpia la zona con alguna sustancia cicatrizante y antiséptica.
  • Cubre la zona con un curita,algodón con gasa micropore o en casos más extremos vendar el pie.
  • Realizando este procedimiento evitaras que la piel se repliegue y pueda causar dolor. Dejar la piel de la ampolla encima ofrece una protección natural para la piel que está debajo.

        

publicidad