Marco Antonio Zaragoza Campillo

El recorrido que hizo fue de 590.384 kilómetros, durante esta competencia de la Asociación Internacional de Ultramaratonistas (IAU), avalada por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF).

Marco Antonio Zaragoza Campillo, alumno de doctorado en Ciencias Bioquímicas de la UNAM, terminó en segundo lugar en la rama varonil y tercer lugar general del ultramaratón de seis días consecutivos sobre un circuito de 1.1 kilómetros que se realizó en el autódromo de la ciudad de Mercedes, al oeste de Uruguay, dentro de un evento denominado Festival Ultra.

“Sin duda, ha sido la competencia más dura que he corrido en mi vida, pero también la que me ha hecho más fuerte. Ahora sé que puedo correr por varios días consecutivos a gran nivel competitivo. Mi cuerpo y mente son capaces de una alta recuperación”, asevera el atleta auriazul.

El recorrido que hizo el también profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM fue de 590.384 kilómetros, durante esta competencia de la Asociación Internacional de Ultramaratonistas (IAU), avalada por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF).

En la rama varonil, el atleta felino terminó sólo por detrás del argentino Santiago Escobar (617.727 km); el tercer lugar fue para el uruguayo Choviatt Sheiler (557.093 km). La competidora charrúa Carla Dadomo (690.485 km) fue la ganadora absoluta de la competencia.

“Nada mal (el recorrido logrado), tomando en cuenta que sólo tuve 22 días de recuperación después de correr el Spartathlon 2018 bajo un huracán. Corrí con muchas reservas para evitar una lesión, mi objetivo principal era experimentar correr por seis días continuos y sobre la marcha modificar mi estrategia de carrera”, explica Marco Zaragoza.

La travesía en tierra charrúa requirió un esfuerzo que además de extenuante fue doloroso para el atleta felino, quien tuvo que sobreponerse a una lesión en el tendón de Aquiles.

“Tuve un dolor muy intenso en el tendón de Aquiles al final del día dos que me hizo pensar seriamente en abandonar la carrera. Definitivamente no era un dolor normal, pero afortunadamente pude resolver el problema gracias a los consejos de ultramaratonistas experimentados, al Dr. Héctor Trinidad Delgado y a los masajistas y enfermeros que nos atendieron durante los seis días de competencia.

“Este ultramaratón me ha dejado muchas enseñanzas, tuve seis días para aprender a borbotones, ahora sé que puedo correr por más tiempo y más kilometraje sin lastimarme y llegar al punto de disfrutarlo, porque correr es disfrutar, pero también sufrir, correr es entrar a un mundo en donde la pasión, el dolor, el placer, la fatiga y el estrés coexisten, esa es la razón de por la cual corremos”, finalizó el atleta auriazul.

La prueba se realizó en el Autódromo de la ciudad de Mercedes (Soriano, Uruguay), con una ruta de 1.1 kilómetros.

Marco Antonio Zaragoza Campillo, alumno

Fuente: metropolihoy.com

PUBLICIDAD