publicidad

 

A veces no llegamos a entender por qué un calzado nos es más incómodo que otro, o nos genera “uñas negras”.

 

Debemos considerar que hay distintos tipos morfológicos de pie, y en función de su forma, tenemos que buscar el calzado ideal. Se conocen tres tipos de pie:

 

a) El pie griego: se llama así porque se observa en las clásicas estatuas griegas, se trata de un pie donde el segundo dedo es el más largo, le siguen el dedo gordo y el tercero, por lo que concluimos que para este tipo de pié, debemos utilizar zapatos que distribuyan las cargas mejor sobre la parte delantera del pie, y con un perfil redondeado alineado con el segundo dedo. El 15% de la población mundial tiene este tipo de pié, aproximadamente.-

 

b) El pie polinesio o cuadrado: es el que se observa en los cuadros de Gauguin, donde los dedos son casi todos del mismo largo y están a la misma altura. Éste cuenta con el 25% de la población.-

 

c) El pie egipcio: es el pie presente en las estatuas de los faraones, es aquel que tiene el dedo gordo más largo y los otros dedos, le continúan por tamaño en orden decrecientes. Este tipo de pie, suele sobrecargarse más con el calzado y por ello se predispone a tener juanetes (hallux valgus) y a la artrosis metatarsofalángicas (hallux rígidus).Es la forma de pié más popular (60%)

 

Recuerda que si el calzado no es el adecuado para tu tipo de pie, puedes comenzar a sufrir ciertos dolores asociados. Por ejemplo sufrir de dedo martillo, tener callosidades en el dorso de los dedos, hinchazón de pies, entre otras.

 

Te apuesto que no tenías ni idea de este tema….Entonces, ¿Qué tipo de pie tienes?

publicidad