publicidad

 Son muchas las personas que a partir de los 30 años suelen dejar de hacer deporte, o reducen su frecuencia, por mayor carga de responsabilidades, como cuestiones laborales, la familia… o por falta de motivación. Hasta esa edad, los cuidados fueron mínimos ya que el cuerpo lo hace todo, la salud es buena y encima, nos vemos óptimos. Las recomendaciones generales no sólo sugieren no dejar de hacer deporte, sino que incluso es más necesario para evitar unos problemas hasta ahora desconocidos: sobrepeso y problemas de salud. De hecho, luego de los 30 años, se recomienda ser: 

  • Físicamente activo, tanto para quemar calorías como para mantener el cuerpo tonificado.
  • Cuidadoso y ordenado con la alimentación.
  • Consciente a la hora de incorporar en la dieta alimentos sanos y naturales, de todos los grupos, pero reduciendo al máximo los azúcares, grasas, frituras y alimentos procesados.

Una rutina de actividad física para esta edad, podría incluir:Realizar de 3 a 4 sesiones por semana de:

  • 30 minutos de actividad aeróbica (con trotar es suficiente, no es necesario competir en carreras!)
  • 20 minutos de ejercicios de resistencia, ligeros, para tonificar los músculos.
  • 10 minutos de ejercicios de flexibilidad.

 Se podrá optar por caminar a buen ritmo, trotar o correr, o hacerlo por intervalos, como actividad aeróbica, aunque la bicicleta es también otra muy buena opción. Una rutina sencilla con máquinas y/o mancuernas te ayudará a cumplir con lo segundo, mientras que el realizar ejercicios de estiramiento, tipo yoga o pilates, será de utilidad para lo último. Otros consejos para tener en cuenta después de los 30: 

  • Cuidar la hidratación y aumentar la ingesta de frutas, verduras y hortalizas frescas.
  • Mantenerse alejado de la comida chatarra.
  • Organizar la alimentación y respetar horarios. Hace un mínimo de cuatro comidas al día.
  • Al momento de hacer las compras, hacerlo con conciencia y sabiendo de antemano qué se necesitará para cumplir con el plan de la semana, de forma tal que sea equilibrado y nutritivo. La alimentación saludable deberá ser tanto para uno mismo como para la familia, en caso de tenerla.
publicidad

Por Antonio Hernandez 

publicidad