publicidad

3 ejercicios para fortalecer tu pie plano 3 ejercicios para fortalecer tu pie plano ¿Eres un corredor con pie plano? Si es así, eso puede ser un problema cuando se trata de correr. Mientras muchas personas con pie plano pueden correr muchas millas sin sudar mucho, tener pie plano definitivamente incrementa tus probabilidades de desarrollar problemas del pie y articulaciones, especialmente si continúas corriendo. 
Según los estudios, el aceite de hígado de bacalao puede aliviar el dolor en las articulaciones y la inflamación, por lo que es esencial tenerlo en cuenta al sufrir problemas del pie plano (https://nutricionsinmas.com/9-beneficios-del-aceite-de-higado-de-bacalao/).

Sin embargo, hay ciertas formas de fortalecer tus pies para contrarrestar los efectos negativos del pie plano. En este artículo, te mostraremos cómo fortalecer el pie plano, así la próxima vez que decidas ir a correr, no tienes que preocuparte por desarrollar problemas en el pie.

Cosas que necesitarás para este tutorial:

Te sorprenderá saber que en realidad no necesitas muchas cosas para los ejercicios de fuerza para el pie plano. Aún mejor, todos estos ítems pueden ser encontrados fácilmente en casa, así no tienes que gastar mucho dinero en equipamiento de lujo. Aquí hay algunas cosas que necesitarás:

Una toalla: Desde un trapo de cocina hasta una toalla de baño, cualquier tipo de toalla te servirá para los ejercicios. Solo asegúrate que podrás poner tu pie encima de ella.

Una lata: En lugar de botar esa lata de soda después de terminarla, considera usarla para tu próximo ejercicio de fuerza para el pie plano. También puedes usar objetos similares como botellas o vasos de plástico. Mientras sea un objeto que tu pie puede agarrar fácilmente, funcionará perfectamente. 

Escaleras: Si vives en una casa con escaleras, entonces puedes usarlas para los ejercicios de los dedos del pie. Sin embargo, si no tienes escaleras para usar, no hay razón para preocuparse; también puedes usar una vereda de afuera o hacer tu propia superficie elevada con una pila de libros en los que puedas pararte. 
 Tutorial paso a paso para fortalecer el pie plano
Con estos tres objetos, puedes hacer una variedad de diferentes ejercicios de fuerza de pie plano para tus arcos. Aquí hay algunos:

1.    Arrugar la toalla

Este ejercicio es simple, solo involucra una toalla y usar tus dedos del pie para arrugarla. Este ejercicio particular flexionará y trabajará los pequeños músculos dentro de tu pie, haciéndolos más fuertes y añadiendo más flexibilidad al arco.

Empieza tirando la toalla en el suelo, luego poniendo tu pie directamente sobre ella. Asegúrate que tu pie está completamente colocado sobre la toalla. Usa solo tus dedos, lentamente muévelos hacia dentro, y luego hacia fuera repitiendo el movimiento. La toalla empezará a arrugarse mientras lo haces. Regrésala a la posición de inicio, luego repite hasta que sientas que trabajas tus músculos.
 2.    Ejercicio de rodar la lata
Como su nombre sugiere, este ejercicio de fortalecimiento se apoya en una lata (u objeto cilíndrico) para producir buenos resultados en los arcos de tu pie plano. De igual forma, este trabajo es más un masaje que otra cosa, ya que expulsa cualquier tensión en la parte inferior del pie mientras también la estira y previene cualquier dolor que pueda suceder. 

Similarmente al ejercicio anterior con la toalla, empieza colocando la lata en el piso antes de colocar tu pie sobre ella, el arco debe ir directamente en la parte más elevada del objeto. Rueda la lata hacia adelante y atrás de ti, asegurándote de añadir algo de presión hacia abajo para aliviar cualquier presión en tus pies. Repite con el otro pie hasta que ambos estén relajados.
 3.    Elevaciones en la escalera
No solo las elevaciones en la escalera mejoran la fuerza del arco, sino que también ejercitan las pantorrillas. También ayudan a mejorar el balance, ya que tu pie estará ligeramente elevado del suelo, entrenando así tu cuerpo para que permanezca estable.

Primero, empieza colocando las bolas de tu pie en las escaleras, dejando tus arcos y talones fuera del borde. De forma lenta y controlada, eleva tus arcos y talones como si estuvieras intentado pararte sobre tus dedos, y luego bájalos de nuevo a la posición inicial. Repite el proceso hasta que sientas que estás trabajando tus arcos y pantorrillas.
 Después de todo, tener pie plano no significa el fin de tu carrera como corredor. Tomando estos pasos para fortalecer e incrementar la flexibilidad en tus arcos, puedes prevenir lesiones y otros problemas que podrían suceder mientras corres.  

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. 

Twitter: @edigomben

publicidad