La recuperación es importante para evitar lesiones, cansancio, sobrecarga en huesos, tendones, etc. Enfriamiento: Cruzando la línea de meta no debes parar en seco, debes realizar 10 minutos de trote ligero para reducir el dolor muscular, en una carrera sigue caminando aceleradamente en círculos antes de pasar a la zona de hidratación. Estiramientos: Después del trote realizar estiramientos cuando los músculos están aún calientes y para descargar la tensión de los músculos, con esto lograremos que el flujo sanguíneo llegue a todas las células musculares sin problema. Mantente caliente. Haz que un amigo o un miembro de la familia te esperen en la línea de meta con ropa de manga larga y pantalones largos para ti. Vas a sentir frío después de una carrera tan larga. Unas horas después realiza una sesión de estiramientos para acelerar tu recuperación y eliminar los residuos que acumula el cuerpo. Come. Restaura los músculos con buenos carbohidratos y proteínas. Por desgracia, la cerveza no es un buen carbohidrato en esta etapa, aléjate del alcohol justo después de la carrera. Come lo antes posible: Contribuye a la recuperación de los niveles energéticos y la reparación celular. En las carreras en la zona de hidratación recibe tu paquete de recuperación y come el contenido que te aportará proteínas y carbohidratos. Hidratarte: Toma pequeños sorbos, cada tres minutos hasta calmar la sed. ¿Cuánta agua debes tomar? De 4 a 5 vasos por cada kilo perdido, pésate antes y después de correr sin ropa. No utilices bebidas con gas, estas causan una sensación de saciedad que puede provocar una hidratación insuficiente. Baño con agua fría: El frio es un antiinflamatorio natural que impedirá que tus músculos sufran una excesiva inflamación. En la ducha dirige el agua hacia tus piernas, también puedes utilizar hielo y aplicar en las áreas donde detectes inflamación o molestia.ibir un masaje bien merecido. Tus músculos estarán demasiado sensibles a la presión del m Espera unos días antes de regresar justo después de la carrera. Realizar masajes: Los masajes ayudan a estimular el proceso de recuperación, masajea las piernas en sentido al corazón, utiliza algún aceite para facilitar el proceso. Puedes utilizar hielo en las zonas contracturadas o aquellas zonas donde tengas dolor. Tómate un descanso de las extenuantes jornadas en las que corres. La regla de oro es descansar un día por cada milla (1.61 km) que corriste. Caminar y trotar tramos cortos está bien, ya que es un entrenamiento cruzado suave, pero abstente de ir a toda velocidad o de recorrer largas distancias.

PUBLICIDAD