publicidad

 Sufrir rozaduras en los entrenamientos es algo común entre los corredores, para evitarlas debes seguir este consejo aantes del calentamiento y  previo a una carrera. Protégete con una fina capa de vaselina todas esas zonas del cuerpo susceptibles al rozamiento, que se han puesto de manifiesto en los entrenamientos: entre los dedos del pie, en el arco plantar, en el talón y alrededor del tendón de Aquiles. Otras zonas pueden ser debajo de las axilas, los interiores de los muslos y las tetillas. Presta a tención al material de tu ropa, si utilizas algodón, este material suele pegarse a la piel ya que no deja respirar y atrapa el sudor. Los calcetines pueden estar desgastados, tener arrugas en su interior o ser demasiado gruesos.

publicidad