Cómo ponerte en forma sin quedarte en bancarrota
PUBLICIDAD

Si sueñas con tener un cuerpo escultural o sabes que hacer ejercicio y comer más sano puede mejorar tu salud y evitarte un sinfín de problemas y enfermedades más adelante, definitivamente debes empezar a ejercitarte. Pero, ¿qué sucede cuando no tienes tiempo para pagar una membresía carísima en un gimnasio que quizás abandones en la primera semana?

Tranquilo, muchas personas hacen ejercicio en sus propias casas y obtienen resultados igual de geniales. Solo debes crear un plan para tener éxito y apegarte a él.

¡Verás lo fácil que resulta una vez que lo conviertas en una rutina!

1. Únete a los pequeños gimnasios en lugar de a los grandes

No necesitas ir al mejor gimnasio con cientos de máquinas. En la mayoría de los casos, no usarás la mayoría de ellas. Los pequeños gimnasios son mucho más baratos, pero tienen el equipo más esencial que necesitas para entrenar tu cuerpo. Además de eso, los gimnasios más pequeños son más amigables y no están tan llenos, por lo que no es necesario que esperes la máquina que deseas usar.

Si vives en una ciudad más grande, definitivamente encontrarás un pequeño gimnasio que cuesta la mitad. Utiliza Google Maps para localizar gimnasios a tu alrededor y, si no está muy lejos, camina, trota o corre, así entrarás en calor de una vez.

2. Haz ejercicios de peso corporal

Bueno, soy un gran admirador de los ejercicios de peso corporal y calistenia. Solía utilizar máquinas, pero recurrí a estas actividades. ¿Por qué? En primer lugar, porque ayudan a mantenerme realmente en forma y crean la forma de mi cuerpo extremadamente bien. No lograrás ser tan grande como culturistas, pero no tendrás problemas para “jugar” con tu propio peso.

Los ejercicios generales del peso corporal como flexiones, sentadillas, inmersión o varios entrenamientos abdominales son muy eficaces. También puedes hacer actividades como saltar la cuerda o llenar botellas de agua o arena y utilizarlas como pesas.

3. Corre y haz otras actividades al aire libre

No hay duda de que correr tiene numerosos impactos positivos en la salud. Quema grasa, desarrolla el sistema cardiovascular y fortalece todos los músculos. Correr o caminar rápido no cuesta nada. Si empleas de 30 a 40 minutos 4 días cada semana en alguna de estas actividades, harás mucho por tu salud e incluso ayudará a que te veas mejor.

Si no te gusta correr, hay muchas otras actividades que puedes hacer, como escalar rocas, andar en bicicleta, nadar o incluso trabajar en tu jardín.

Olvídate de esas cosas cotidianas que te hacen la vida más cómoda, pero te hacen perezoso. Usa las escaleras, descuida tu auto por distancias cortas, y mucho más.

¡Sé creativo!

4. Comer sano no es más caro

Cuando decidí cambiar toda mi dieta, mi primer pensamiento fue: “Va a ser costoso obtener esos alimentos”. Pero después de deshacerme de dulces, pan, refrescos, chocolate, etc. y recurrir a verduras, frutas, carnes saludables, granos, nueces, etc.

¡Me di cuenta de que un plan de dieta saludable cuesta menos!

En primer lugar, porque comes menos Además, los alimentos saludables generalmente no cuestan más. Por ejemplo, 2 libras de manzanas cuestan lo mismo que un paquete de chips.

5. Usa el Internet para encontrar entrenamientos gratis

Hay tantos excelentes videos y artículos de entrenamiento en Internet que puedes usar de forma gratuita. Simplemente haz una búsqueda en Youtube, encontrarás miles. No importa qué tipo de capacitación desees comenzar, sin duda obtendrás videos y tutoriales.

Por ejemplo, comencé a hacer calistenia y kick boxing en serio debido a los videos y las rutinas que encontré en Youtube. También hay muchos libros y videos baratos que puedes comprar.

6. ¿Te gustaría tener algunas pesas y máquinas en casa?

No necesitas comprar todas las máquinas y pesas a la vez. Primero puedes comprar los básicos, tales como pesas rusas, un banco para abdominales barato o una barra para la puerta. Este equipo no es tan caro, pero es muy eficiente.

Desde unos 100 o 200 dólares, puedes comenzar tu gimnasio en casa. De todos modos, no importa que tengas las mejores máquinas y equipos del mundo si no los usas.

Para darte un pequeño empujón, el ejercicio trae toda clase de beneficios, como salud cardíaca, fortaleza en músculos y huesos, mejoras en el ánimo e incluso aumenta el autoestima.

En general, hay tantas formas baratas e incluso gratuitas de mantenerse en forma. Solo necesitas cambiar tu estilo de vida y pensar un poco sobre cómo puedes hacer más por tu salud y mantenerte en forma. Sal del grupo “pobre y gordo” y comienza una nueva vida. ¡Todo depende de ti!

 

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

PUBLICIDAD