publicidad

  En la actualidad, son muchas las personas que suelen salir a correr, aunque sin antes dedicar algo de tiempo a informarse sobre aspectos muy importantes, desde el tipo de calzado que debe utilizar según su pisada, hasta detalles sobre el ritmo de frecuencia cardíaca adecuada en el entrenamiento. Además, desde siempre ha existido el pensamiento de que una suscripción en determinado gimnasio local, puede ser un duro golpe para el bolsillo, situación que incluso puede verse afectada al comprar diferente ropa, que al final se termina sin usar.   En estos casos, si bien representa un gasto necesario, los servicios de un entrenador personal como los de entrenador personal orientado al running, puede ser la ayuda que siempre has estado buscando. En este sentido, debemos destacar que los costes de este tipo de servicios, suelen ser mucho más bajos en comparación a una membresía en el gimnasio; donde incluso, puedes encontrar a un solo instructor atendiendo a todo un grupo de personas.   Los beneficios de contar con un profesional en la disciplina del running son varios, frente a la forma convencional de ejercitarte, pudiendo ser en un gimnasio, en una clase de grupo o por tu propia cuenta; sobre todo, al tratarse de personas especializadas y capacitadas para evaluar, prescribir y desarrollar los mejores planes de entrenamiento físico según tus características personales, así como tus objetivos que desees alcanzar.   Incluso, pueden existir entrenadores personales que además de contar con la titulación correspondiente, son fisioterapeutas o nutricionistas, algo que añade mayor garantía en su contratación. De esta forma, puedes confiar en sus conocimientos como personal trainer, así como sus conocimientos adicionales y complementarios al ejercicio físico.   Beneficios de tener un entrenador personal en el running   En primer lugar, debemos hacer énfasis en el tiempo y esfuerzo en que puedes alcanzar tus objetivos y metas reales, bien sea en algún deporte en especial, rendimiento, salud o estética corporal. En este caso, el tiempo tiende a ser inferior frente a los métodos tradicionales, pues aprovechas al máximo el tiempo que inviertes en el entrenamiento.   De igual forma, un entrenador personal puede brindarte motivación durante tus sesiones de ejercicios, obteniendo una estimulación para continuar trabajando según tus objetivos. Además, un entrenador profesional, puede apoyarte constantemente a cumplir tu plan de entrenamiento.   El entrenador personal también tiende a evitar cualquier tipo de situación en que pudieses verte afectado con lesiones, especialmente gracias a la supervisión continua en relación a la técnica aplicada en cada ejercicio. Incluso, estando al pendiente de tus estancamientos, a través del monitoreo de la intensidad, volumen, tiempos de recuperación y cargas utilizadas en cada trabajo.   Si sufres de determinada enfermedad crónica, ya sean enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, artritis, diabetes u otras; el entrenador personal puede atenderte de forma específica, cuidando siempre la integridad de tu salud en primer lugar.   Otro excelente beneficio puedes observarlo en tus actividades cotidianas, por ejemplo en el trabajo, donde el ejercicio elimina o disminuye todo rastro de estrés, ofreciendo una sensación de bienestar y energía durante todo el día. Al mismo tiempo, mejoras tu autoestima, pues obtienes un mejor estado físico reflejado en el espejo.

publicidad