publicidad

hábitos que perjudican tu desempeño al correr. “Entre gustos y colores no han escrito los autores”, dice algún viejo refrán que aplica en cualquier aspecto de la vida, entre ellos, la actividad física. Hay quienes prefieren el yoga, otros prefieren nadar, pero otros aman jugar fútbol. Nosotros aquí hablamos de running.
Indistintamente de la actividad que practiques, según Nutrición Sin Más, se ha comprobado que un ritmo de vida activo es muy beneficioso para la salud mental y física de cualquier persona. Sin embargo, hay ciertos errores que solemos cometer, sin saber realmente lo perjudiciales que son para nuestras rutinas de ejercicio. 

Sin importar si eres nuevo o avanzado en el running, acá presentamos una lista de malos hábitos que debes evitar si quieres mejorar tu desempeño al correr. 

1.    Una mala alimentación

No es secreto para nadie lo importante que es una buena alimentación. Sin embargo, aún hay personas que piensan que el hecho de correr o hacer ejercicio es una clase de permiso para comer lo que se les antoje. Grave error.

Al entrenar, el cuerpo utiliza el glucógeno almacenado como fuente energética para funcionar de forma óptima. Además, los músculos se “rompen” por los esfuerzos que se realizan, normalmente de forma positiva. 

Al terminar la sesión de entrenamiento, tu cuerpo necesita nuevas reservas de glucógeno e igualmente comienza la etapa de recuperación muscular. En este sentido, comer de forma correcta y con alimentos ricos en proteínas y carbohidratos optimizará la recuperación de tu cuerpo.

Igualmente, es importante destacar que antes de correr también es importante haber consumido un suministro de energía que permita un buen desempeño. No es recomendado comer grandes cantidades, pues esto podría ser contraproducente. Al contrario, una pequeña comida energética será suficiente, especialmente si comerás poco antes de entrenar.

2.    Fumar

Antiguamente, los cigarrillos eran expuestos como beneficiosos para la salud. Incluso mostraban clase y eran símbolo de elegancia. Sin embargo, con el tiempo esas creencias y asociaciones han ido desapareciendo, pues se ha demostrado los dañinos que son.

Cada cigarrillo tiene un efecto muy negativo en tu rendimiento como corredor y en tu salud en general. Los químicos que hay en este nocivo producto dañan tus pulmones, afecta tu corazón, perjudica tu respiración, entre otros muchos factores. 

Dejar el cigarrillo, independientemente de que corras o no, traerá muchos beneficios a tu vida y te evitará muchos problemas de salud a largo y corto plazo.

3.    No hidratarse suficientemente

Aunque el agua no ofrece energía como las proteínas o carbohidratos, no tomarla al entrenar puede causar efectos negativos. Por ejemplo, puede causar calambres, fatiga, mareos o dolores de cabeza. 
Igualmente, todos los excesos son malos. Tomar muchísima agua, especialmente en un sólo momento, también podría causarte pesadez y bajar tu desempeño al correr. Lo mejor es distribuir el agua que tomas a lo largo del día y hacerle caso a las señales que te da tu cuerpo. 

Si quiere saber más sobre este tema, no dudes en revisar los beneficios del agua que explican en Nutrición Sin Más. 

4.    No calentar antes de correr

Un grave error que muchos principiantes suelen cometer al adentrarse en el mundo del running es el hecho de no calentar. Esto, inevitablemente, evitará un buen desempeño y, además, podría hacer que tus músculos se lastimen por ser sometidos a una actividad estando fríos.

De cualquier forma, acá debemos aclarar algo. Durante mucho tiempo se pensaba que sólo estirar los músculos resultaba suficiente para entrenar. Sin embargo, a medida que han pasado los años, se ha demostrado que la mejor opción antes de correr es el calentamiento dinámico.

Si bien es cierto que el estiramiento estático logra alargar el músculo, un calentamiento dinámico permite simular la actividad que se realizará posteriormente. De esta forma, el cuerpo estará preparado para correr y no tendrá ningún reflejo negativo.

5.    No descansar el cuerpo

Al empezar a correr, es muy emocionante la agradable sensación que se tiene. Provoca correr durante todo el día, todos los días y no parar nunca. Sin embargo, más ejercicio no siempre indica un mejor desempeño.

Sin embargo, sin importar que estés empezando o no, el descanso es necesario para lograr asimilar todo el esfuerzo que has hecho. Si no, el cuerpo no asimilará el ejercicio realizado, tendrá más tensión muscular, tardará en recuperarse e incluso podrías lesionarte.

Dale tiempo a tu cuerpo, tómate algunos días de descanso y procura cuidar tus horas de sueño. Verás cómo te irás adaptando mejor y tendrás mejores resultados con el tiempo. Vale más tener paciencia y mejorar tu desempeño con calma que obtener una lesión por exceso de ejercicio. 
 

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. 

Twitter: @edigomben

publicidad