publicidad

  Sigue estos consejos para evitar una mala hidratación el día de la carrera o un consumo excesivo de fluidos. Tomar demasiada agua Ya sea por los nervios minutos antes de arrancar o pensar que tomando más líquidos a la espera del disparo de salida, ayudará a evitar sufrir de deshidratación durante la carrera, no te hidrates de más, todo ese líquido va directo a la vejiga, provocando escalas en baños perdiendo tiempo valioso o soportar la sensación y no sentirte bien en la ruta. Hidrátate una hora antes de la carrera hasta saciar tu sed, no te excedas minutos antes de arrancar. Hidratarte de más durante la carrera Si la ruta no te lleva más de una hora completarla y las condiciones climatológicas no lo demandan, no te hidrates en exceso en los puestos de abastecimiento, evita malestares estomacales y escalas técnicas al baño. Llevar tu propia hidratación Este punto lleva un análisis por parte del corredor, debes verificar la ruta del organizar para saber si cuenta con suficientes puestos de hidratación, se es así, deja el cinturón en casa y olvídate de las molestias de cargarlo, acomodarlo y llevar ese peso de más. No es necesario un cinturón de hidratación para una carrera de menos de una hora y con un buen organizador de carreras que abastece toda la ruta. Experimentar el día de la carrera Sigue lo que has usado en tus entrenamientos, no es día para experimentar. Sigue la regla de nunca experimentar y estrenar tenis o ropa en una carrera, lee la convocatoria y la lista de patrocinadores, dentro de la convocatoria encontraras la hidratación que se dará en la ruta. Hidratarte en una carrera que dura menos de una hora. Como lo mencionamos anteriormente, si la carrera no dura más de una hora y las condiciones climáticas no son muy calurosas, no deberías necesitar una hidratación muy amplia para completar la ruta.

publicidad