publicidad

4 tips para salirte de la rutina mientras corres. Correr o trotar son de los ejercicios más completos y saludables que existen. También se han convertido en los favoritos de muchas personas que quieren cuidar su condición física ya que no se necesitan complicados y costosos equipos para ejercitarse, sino un par de zapatos y la fuerza de voluntad para convertirlo en un hábito.
Quizá te encuentres muy cómodo con tu estilo de vida donde el ejercicio no forma parte de ella. Sin embargo, te estás perdiendo de todos los beneficios que el ejercicio puede darte, entre ellos una vida más larga y saludable. Según Gananci, la zona de confort es esa donde nos sentimos seguros y cómodos, pero salirnos de ella nos puede proporcionar grandes experiencias y eliminar muchas de las limitaciones que nos creamos nosotros mismos.

Por otro lado, si ya eres de los que les encanta correr y lo haces frecuentemente, pero la rutina te está alcanzando y ahora lo haces más por obligación que por gusto porque se ha convertido en parte de tu monotonía, quiere decir que volviste a entrar en una zona de confort.

Para salir de ella y a la vez mantener este importante hábito como lo es ejercitarse, hay alternativas que puedes tomar para que el aburrimiento no te consuma. Por eso a continuación encontrarás algunas recomendaciones para darte una nueva chispa a tus rutinas de entrenamiento, para que las disfrutes con aires renovados:

1.- Cambia tu locación para correr: si para tu entrenamiento haces algunos kilómetros en una cinta caminadora ¡Te felicito! Tienes mucha fuerza de voluntad, pero eventualmente esto puede volverse bastante monótono. De igual manera, si corres algunas vueltas por la mañana alrededor de tu urbanización, siempre verás las mismas casas y las mismas caras.

Una idea es que cambies el lugar donde entrenas, si son 45 minutos los que corres, puedes tomar una dirección diferente cada día y regresarte a tu punto de partida cuando estés a la mitad de tu tiempo. Puedes conocer nuevas calles y nuevas personas al empezar a tomar nuevas rutas.

No tienes que imponerte una ruta diferente diaria, sino empezar a correr en la dirección en la que te plazca ese día y ver donde te llevan tus pies, eso sí, con cuidado. Si tu ciudad no es lo suficientemente segura como para hacer esto, la siguiente recomendación te servirá:

2.- Corre en un parque cercano: respirarás aire fresco y podrás llenarte de energía gracias a la naturaleza que te rodea, lo que te permitirá tener más motivación para correr y más resistencia para lograr la meta que te propongas. 

Si te agrada esta idea, puedes correr hacia el parque más cercano a tu casa y regresar de la misma manera en vez de llevar tu automóvil o usar el transporte público. Así utilizarás el tiempo de manera óptima.
Si no cuentas con un parque cerca, otra opción subir una montaña al trote, puedes empezar con pequeños cerros o llegar hasta cierto punto y luego, con la práctica y determinación podrás llegar cada vez más alto.
 Puedes incluso invitar a algunos amigos y hacer de esta experiencia algo más divertido aún.  
3.- Regálate una carrera en la playa: puede que no vivas muy cerca de la playa, pero correr en sus orillas cuando tengas la oportunidad te dará muchos beneficios ya que no solo disfrutarás de la brisa marina y del hermoso paisaje. La arena te hará hacer un mayor esfuerzo y podrás quemar incluso más calorías en el mismo periodo de tiempo que acostumbras a correr habitualmente.

En México la gran mayoría de los estados tienen costa, así que si vives en un pueblo o ciudad costera aprovéchalo. Regálate uno o dos días a la semana para ir a correr por el malecón y renovar tus fuerzas y tu compromiso con el ejercicio divertido, eficaz y seguro.

Si en la actualidad estás en un trabajo que no te permite este tipo de escapadas porque demanda mucho de tu tiempo y no te agrada, aprende cómo ganar dinero en Gananci para que puedas empezar a devengar ingresos sin depender de un jefe o de un horario castrante.

4.- Cambia tu música habitual: otra de las maneras con la que puedes salirte de tu rutina de ejercicios sin dejar de correr, es cambiando el playlist que siempre te acompaña durante tus entrenamientos. 
Por supuesto que siempre vamos a tener canciones favoritas y género predilectos, pero renovar lo que siempre escuchamos no nos va a hacer mal, es más, podría darte un nuevo impulso. Prueba buscar música nueva en tus plataformas favoritas o descubrir los nuevos lanzamientos de las bandas o cantantes que más te gustan y escúchalos mientras corres.

Asimismo, podrías aprovechar tus entrenamientos para escuchar esos podcasts que siempre has querido pero considerabas que no tenías tiempo para ello o programas de radio divertido que también ayuden a levantar tu ánimo y no desistas.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. Twitter: @edigomben

publicidad