Advertisement

 El pasado domingo 19 de Junio se llevó a cabo la 36ª edición de la carrera del Día del Padre, aquí les cuento un poco de cómo se vivió:  Los carriles centrales de Periférico Sur en la Ciudad de México, fueron testigo de este gran evento, 16,000 Corredores se dieron cita desde  las 6:00 am frente al hotel Radisson Pedregal, preparándose  para el arranque de salida. El ambiente se tornaba lleno de emociones, buen vibra, recuerdos, sentimientos encontrados ya que para muchos de los corredores este evento es muy representativo. El disparo de salida fue a las 7:00 am, minutos antes se cantó el himno nacional, seguido de esto comenzó el conteo, 10 segundos transcurrieron y el primer bloque ELITE arrancó, a estas alturas había un excelente  ambiente, los corredores se notaban emocionados ya que para muchos era su primer medio maratón, entre padres e hijos de todas las edades que se disponían a festejar corriendo  y otros tantos corredores simplemente  intentaban romper sus marcas. La ruta sin duda fue EXCELENTE y sobre todo puso a prueba las  piernas por las pendientes de larga duración y pronunciadas en su altimetría, esta carrera es muy demandante y como cada año los patrocinadores nos sorprenden con algo diferente. 
Del arranque al km 8.5  que se ubicaba al pasar la glorieta de Vaqueritos la ruta es plana y en descenso, por lo que muchos corredores administraron su ritmo; las subidas empezaron en el kilómetro 13 y 17  al pasar el estadio azteca  hasta Perisur. Finalmente llego el kilómetro 20 y a partir de  ahí todo es  bajada con lo que  los corredores se recuperan y llevan su cuerpo, alma al límite  preparándose para cruzar la meta  y cerrar con TODO.
 Los puntos de hidratación estaban bien abastecidos y colocados, permitían perfectamente el flujo de los corredores. Excelente ruta sin duda, en gran parte del recorrido había gente dando muestras de apoyo, porras, pancartas, personas que regalaba dulces, bolsas de agua  o simplemente te  daba la mano para pasarte energía positiva. Entrega de medalla, kits de recuperación:
La zona de recuperación está muy bien planeada, permitía que los  corredores se recuperaran y se encontraran con toda su familia, o personas que los iban apoyando nos proporcionaron: 

–    Agua
–    Bebida Isotónica
–    Plátano
–    Naranja
 Al final entregaban la MEDALLA, personalizada símbolo del esfuerzo y dedicación en cada unos de los entrenamientos.  foto: @timijaguar
Sin duda nuevamente los CORREDORES DEL BOSQUE DE TLALPAN y los demás patrocinadores hicieron de esta carrera una experiencia inolvidable, NOS VEMOS EL PROXIMO AÑO.
 “Sin duda  el medio maratón es intimidante pero es un reto alcanzable”.