Advertisement

  En el 2015 Derek participo en  20 carreras de 5K y dos de 10K, y para 2016 su desafío es completar una media maratón.

Como propósito de Año Nuevo, Derek Mitchell se planteó hace justo un año un desafío personal: dejar las bebidas gaseosas, comer más saludable y realizar caminatas a diario. Luego, su hermana lo motivó a más: inscribirse en una carrera de 5K.

Algo sin duda difícil para un hombre que entonces pesaba 260 kilos y que tenía más que claro que a duras penas podría completar esa distancia. Pero lo logró y durante todo 2015, Derek participó en 20 carreras de 5K, dos de 10K y perdió 45 kilos, convirtiéndose así en una verdadera inspiración para cualquiera.

“He hablado con personas que me han dicho que les asusta ir a las carreras porque temen a lo que los demás piensen (…) Pero yo he sido el más gordo y el más lento, y aún así he experimentado más apoyo del que jamás hubiera pensado”, declaró a “Runner’s World”. 

Derek -quien tiene 37 años y es de Kansas City- lleva varios años luchando con su aumento de peso, el cual es consecuencia de un prolactinoma que le fue diagnosticado hace tres años. Se trata de un tumor benigno en la glándula pituitaria que impide que su cuerpo produzca testosterona. Y como la testosterona controla el metabolismo y la energía, le resulta muy difícil bajar de peso. Además, perdió mucha masa muscular y cayó en una depresión. 

Para 2016, Derek ya tiene un desafío: completar una media maratón. Para lograrlo, está trabajando con un entrenador personal y además pretende bajar de peso hasta llegar a los 181 kilos.

“Quiero animar a la gente (…) Si yo puedo caminar 5K, cualquiera puede. Todo lo que se necesita es salir a caminar, hacer actividad física y mover el cuerpo. Incluso si sólo puedes caminar hasta el final de la cuadra, camina hasta el final de la cuadra, porque al menos es algo”, declaró a la revista “People”.

Derek tiene su propia página en Facebook (The Derek Mitchell Story), donde comparte sus progresos y logros. Allí ya tiene más de 20 mil fans.